icono FACEBBOK icono TWITTER icono TWITTER icono YOUTUBE icono CARTAS AL DIRECTOR icono_INSTAGRAM.jpg icono DIRECCION icono DIRECCION

cabeceratribunabenemerita

 

El 11 de julio de 1904 se reorganizaron las posesiones españolas del Golfo de Guinea

Se dispuso que las islas de Fernando Poo, Annobón, Corisco, Elobey  Grande y Elobey Chico y el territorio continental de Guinea, cuya soberanía quedó reconocida a España por el Tratado con Francia de 27 de junio de 1900, constituyeran a efectos de su gobierno y administración una sola entidad legal, denominada oficialmente “Territorios españoles del golfo de Guinea”, y dividida en 4 distritos: Fernando Poo, Bata, Elobey y Annobón. Además, se estableció en la ley de presupuestos que la Guardia Civil fuera el Cuerpo de policía y orden público, al respecto la sección de instrucción y reclutamiento del Ministerio de la Guerra dictó las órdenes oportunas.

La plantilla de la guarnición resultaba insignificante para poder desarrollar con eficacia las misiones encomendadas, consecuentemente 1907, se incrementó la misma con soldados indígenas, quedando su organización de manera similar a la de la península. Más tarde en 1911 la plantilla la formaron los siguientes efectivos:

  • Españoles: un comandante jefe, un capitán, segundo jefe, tres tenientes, siete alféreces, catorce sargentos, cuarenta cabos y un corneta; todos de la Guardia Civil peninsular, más un músico mayor -alférez- y un maestro armero. 
  • Indígenas, seis músicos de primera, doce de segunda, seis de tercera, seis cabos, doce cornetas, doce guardias de primera clase y trescientos quince de segunda.
Con el paso del tiempo aumentaría el contingente considerablemente, organizándose en varias comandancias, hasta su salida de la colonia en 1975.
El personal indígena, que fue siempre voluntario, además de prestar el servicio militar en la Guardia Colonial y jurar bandera española, se rigieron por la Ordenanza Militar y un reglamento para el servicio, extraído del que tenía la Guardia Civil. La Guardia Colonial no fue sino una Guardia Civil más en cuanto a sus formas de actuación, organización y disciplina adaptada al país y organizada en compañías, líneas y puestos, con la particularidad de que las primeras estuvieron mandadas por tenientes.