icono FACEBBOK icono TWITTER icono TWITTER icono YOUTUBE icono CARTAS AL DIRECTOR icono_INSTAGRAM.jpg icono DIRECCION icono DIRECCION

cabeceratribunabenemerita

 policia nacional recurso 22

Los agentes han realizado 17 registros simultáneos en localidades de las provincias de Alicante y Valencia, así como en Toledo y Madrid

La Policía Nacional ha desarticulado una organización que estafaba a personas de avanzada edad en situación de vulnerabilidad y ha detenido a 45 miembros de la red que se hacían pasar por trabajadores de la Administración, llegando incluso a disponer de placas emblema falsas, para ganarse la confianza de las víctimas.

El perjuicio total causado a las personas estafadas asciende a más de 300.000 euros, ha informado la policía en una nota, en la que ha concretado que, en el marco de la operación se procedió a 17 registros, varios de ellos en las provincias de Alicante y Valencia.

La organización disponía de un listado de 12.894 personas de avanzada edad, que vivían solas, que ya habían sido estafadas o iban a serlo próximamente, y que había obtenido de empresas dedicadas a la venta a domicilio.

Los detenidos, a través de llamadas telefónicas o personándose en los domicilios, obtenían mediante engaños la información bancaria de sus víctimas necesaria para operar con sus cuentas con total libertad.

En un primer momento, contactaban por teléfono haciéndose pasar por empleados de la Administración (trabajadores de juzgados, Hacienda, o de la Guardia Civil) y les comunicaban que había tenido lugar un juicio contra una entidad de crédito, a través de la cual habían financiado con anterioridad la compra de determinados bienes. Les decían que el juez había fallado a su favor obligando a la entidad crediticia a devolverles el importe íntegro de dichas compras y les solicitaban la información bancaria para poder ingresarles el dinero que les correspondía.

SE HAN INTERVENIDO 86 CUENTAS BANCARIAS

En caso de no obtener los datos por teléfono, y una vez que se habían asegurado de que la víctima vivía sola, concertaban una cita para acudir a su domicilio. Una vez en la vivienda, mostraban placas emblema falsas para acreditar que eran funcionarios, ganarse su confianza, y conseguir la información. En algunas ocasiones, incluso portaban un datáfono y solicitaban a la víctima que introdujera su tarjeta bancaria y tecleara su número PIN para proceder a ingresarle la indemnización correspondiente.

Hecho esto, aprovechaban una distracción para abandonar el domicilio con la tarjeta y con cualquier objeto de valor que estuviese a la vista. Conseguida la información bancaria de las víctimas, realizaban transferencias a cuentas controladas por ellos mismos, o extraían dinero en efectivo.

Los agentes han bloqueado 86 cuentas bancarias y han realizado 17 registros simultáneos en las provincias de Alicante, Valencia, Toledo y Madrid, fruto de los cuales se han intervenido 46 teléfonos, 5 vehículos de alta gama, 30.000 euros en efectivo, 30 relojes de alta gama, 97.000 euros en billetes falsos y un arma de fuego, entre otros efectos.