icono FACEBBOK icono TWITTER icono TWITTER icono YOUTUBE icono CARTAS AL DIRECTOR icono_INSTAGRAM.jpg icono DIRECCION icono DIRECCION

cabeceratribunabenemerita

 ESTACION DE TREN DE LA VILLA AVEIRO 28 7 11 1

Llegamos sobre las 12:30h a esta preciosa ciudad. Aveiro es una ciudad pequeña, conocida por sus canales, la llaman la Venecia portuguesa.

En pocos años ha conseguido hacerse un hueco y ser reconocida por el turismo a nivel internacional. Hay tres canales que dividen la ciudad, hasta hace poco, fueron usados para transportar sal y algas comestibles en los “Moliceiros”, unas coloridas góndolas que ahora son usadas para paseos turísticos. Os dejo mapa cogido de internet.

Paseando por sus calles se pueden ver estas curiosas esculturas que en 2009, la ciudad en colaboración con la Galería VerArte, instaló 14 esculturas alrededor de la ciudad. Esta exposición de Luís Queimadela se titula "InVitro". Según el artista, las esculturas representan cuerpos posmodernos a través de extremos, como la cara y los pies, está relacionada con el concepto de cuerpo cósmico. La estructura cuadrangular significa control político de cierre y asfixia. Este concepto retrata la ósmosis perfecta entre la belleza y la angustia. A mi me encantan éstas esculturas raras 

Paseando por sus calles, llegamos a la Iglesia de N.S. de la Presentación. Construida sobre una capilla dedicada a San Gonzalo, su construcción pertenecía a la primera parte del siglo XVIII y fue modificada en la segunda mitad del mismo siglo. La fachada tiene dos maravillosos paneles de azulejos con motivos hagiográficos.

Se pueden contemplar edificios muy pintorescos por toda la ciudad.

Mirar que pinta tienen estos postres típicos, son el Bollo Inglés y la Gelatina de Frutas, tienen que ser una delicia 

En el suelo de sus calles hay mosaicos con dibujos como éste de un Moliceiro.

Sobre los canales Central y Cojo, se encuentra la Plaza General Humberto Delgado, aquí se celebra la entrada del Año Nuevo. A cada lado del puente se pueden ver las esculturas del Salinero y la Salinera.

Vistas del canal central de Aveiro.

Continuamos hasta la Catedral de Aveiro, que su aspecto desde fuera parece una simple iglesia de ciudad, nada ostentosa ni llamativa. La antigua Iglesia de N.S. de la Misericordia fue consagrada en 1464 y estaba vinculada con el Convento de los Dominicos del mismo nombre. Entre los siglos XVI/XVII se llevaron a cabo algunas obras y en 1834 el convento fue transformado en Cuartel Militar y años más tarde, ardió en un incendio. En la fachada principal se puede ver un portal barroco enmarcado por 4 columnas salomónicas, un friso con decoración vegetal y el escudo de armas del Infante D. Pedro, Duque de Coímbra. La catedral en 1835 se convirtió en la iglesia principal de la Parroquia de N.S. de la Gloria y en 1938 se convirtió en la Catedral de la Diócesis de Aveiro por bula Papa Pío XI. En el atrio que hay frente a la catedral, se alza un hermoso crucero gótico de finales del siglo XV, asentado en un pedestal del siglo XVII. Sobre él se recorta una representación de Cristo en la cruz cuyos brazos terminan en flor de lis. El capitel, de gran valor iconográfico, está decorado con los pasos de la Pasión.

Continuamos hasta la bonita Estación de tren de Aveiro. La fachada está decorada con azulejos polícromos, en tonos azules y amarillos, que representan varias escenas ferroviarias, naturales y de cultura con actividades tradicionales. Esta estación está considerada como un buen ejemplo, a nivel regional, del estilo denominado de Casa Portuguesa. Las obras de las vías y de la estación se iniciaron en agosto de 1861 hasta principios de 1862, teniendo lugar la inauguración el 10 de abril de 1864. El pequeño edificio original fue insuficiente para el creciente movimiento en la estación y fue ampliado en 1915. En 1916 pusieron los primeros azulejos decorativos y en 1986 fue de nuevo remodelada con ocasión de las conmemoraciones del 75º aniversario del Ramal de Aveiro y se colocó un nuevo panel de azulejos y en el año 2000, dos nuevos paneles de azulejos decoraban la fachada. La antigua estación entró a formar parte del circuito turístico City Tour, organizado por la Región de Turismo de Aveiro en julio de 2006.

También se puede apreciar otra de las esculturas de Luis Queimadela "InVitro".

Nos vamos a uno de los canales para contemplar de cerca los Moliceiros, sus dibujos y sus colores. Los Moliceiros tienen una proa y una popa muy elegantes que suelen estar decoradas con cuadros que ridiculizan situaciones cotidianas.

El Casco Histórico de Aveiro es una maravilla, podrás admirar sus preciosas y coloridas fachadas como la del Museo Arte Nova, es el centro interpretativo de la extensa red de motivos Arte Nova distribuidos por toda la ciudad de Aveiro. Dentro del museo también tienes un salón de té.

Otro de los edificios emblemáticos es el Museo de la Ciudad.

En la Pastelería Rossio, entramos a probar los famosos "Ovos Molhes". La historia un tanto legendaria que prevalece entre los ciudadanos acerca de este dulce se remonta a cinco siglos atrás, cuando en el extinto Convento de Jesús de Aveiro sus monjas usaban los huevos que les regalaba la caridad para diferentes fines. Calentaban las claras y las usaban para planchar la ropa y las yemas las tenían que tirar porque apenas duraban unos días.  Una de sus monjas comprobó que si a los enfermos que trataban en el convento los alimentaban con estas yemas azucaradas, manifestaban una mejoría, por lo que en Aveiro fueron las primeras en elaborar repostería a partir de las yemas de huevo. Tras la desaparición de este convento, convertido hoy en el Museo de Santa Joana, algunos artesanos conservaron la receta de las yemas recubiertas con obleas y la convirtieron a partir de mediados del siglo XIX en una de las señas de identidad de Aveiro. Compramos uno con forma de pez y tengo que decir que me encantó, es muy parecido a las Yemas de Santa Teresa de Avila, si las habéis probado y si no, ya estáis tardando, jajajajaja. Creo que nos costó 1/2 euros, no recuerdo bien.

En el canal de San Roque se encuentra el Ponte dos Carcavelos de 1953, también se le conoce como el Puente de los Enamorados, ya que muchos vienen a este lugar para hacerse fotos.

Cogemos el coche y nos vamos a ver Las Salinas. La producción de sal siempre ha jugado un papel importante en la economía de la región de Aveiro aunque hoy día ha disminuido considerablemente, el turismo es una de sus principales fuentes de ingreso.

Cogemos el coche y nos despedimos de Aveiro y continuamos ruta hasta Costa Nova, de la que os hablaré en la siguiente etapa, los mosquitos me están devorando las piernas 

Texto y Fotos: MONTSE CASCALES